Terra | 16/11/2016

El Senado aprobó hoy por unanimidad con 62 votos un proyecto de ley que plantea beneficios impositivos para los armadores de buques, con el fin de favorecer el desarrollo de la marina mercante.

El proyecto, presentado por el senador de Proyecto Sur Fernando «Pino» Solanas, fue girado a la Cámara de Diputados, donde ya había sido presentada una iniciativa similar por el diputado del Bloque Justicialista Gustavo Martínez.

Entre los objetivos que se plantea el proyecto, se encuentran el fomento a «la integración regional en las áreas de influencia de los ríos Paraguay y Paraná» y «el desarrollo y crecimiento sustentable de la flota mercante de bandera nacional, mediante el mejoramiento de su competitividad».

Se crea, además, el Registro de Armadores Nacionales, en el que deberán inscribirse los armadores que quieran gozar de los beneficios establecidos por el proyecto, dentro de un esquema de promoción fiscal.

Entre esos beneficios, se establece que «por períodos no prescriptos hasta el 60% de las contribuciones patronales para el Sistema Único de Seguridad Social abonadas por los armadores inscriptos en el Registro podrá computarse como crédito fiscal en las liquidaciones mensuales» del IVA.

También se establece que «por el término de diez años los armadores inscriptos en el Registro podrán deducir en la determinación impositiva del Impuesto a las Ganancias, el 100% de los montos invertidos en gastos inherentes a la factibilidad técnico-económica del desarrollo de la actividad de los buques o artefactos navales de fabricación nacional».

El correntino Carlos «Camau» Espínola (PJ-FPV) resaltó que «se espera que esto incentive la recuperación de barcos de bandera argentina» para «aportar un sistema de transporte que es más barato y va a hacer que nuestros productos sean más competitivos».

Por su parte, Solanas calificó el proyecto como «una ley histórica y una ley estratégica» que «es esencial para el desarrollo futuro de la Argentina».

Diferencias de la FENA con el proyecto.

La Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) manifestaron hoy sus diferencias con la Ley de Marina Mercante aprobada en el Senado y reclamó «diálogo y cambios» con las medidas que se buscan implementar desde el Gobierno nacional.
«Nadie se puede oponer a una Ley de Marina Mercante, todo el sector trabaja hace años en ella pero nosotros como representantes del 90 por ciento de las empresas y armadores que trabajan en la Argentina queremos acompañar con una activa participación en el detalle de los textos que se tratarán en la Cámara de Diputados de la Nación», indicaron por medio de un comunicado.

Por su parte, Leandro Abiad, gerente de la FENA, se mostró de acuerdo en un nuevo marco regulatorio y explicó: «Consideramos que cuando vaya a diputados queremos participar para poder trabajar articulados para poder lograr esa competitividad y bajar las asimetrías respecto de la competencia de las otras banderas».